4.- Discípulos de Jesús



4.- Discípulos de Jesús


1.-


 Con la venida del Señor se terminan las religiones. Éstas fueron necesarias preparando su venida, y una vez que Él está presente, ya no son necesarias porque Es Él, está Él y todos somos sus discípulos.

 Podemos estar cumpliendo fielmente con una religión, pero no es mas que eso, cumplir con lo que la religión manda, y así es como podemos encontrarnos totalmente fuera de Dios y aparte de su Camino.

 La religión puede o no ser verdadera, puede o no estar bien enseñada, no importa.

 La religión en sí es solo el primer paso en la vida espiritual.

 La verdadera evolución de la espiritualidad es mas allá de toda religión.

 Esto se debe a que todas son humanas y guiadas por humanos. Terminan convirtiéndose en un fin en sí mismas, pasan a existir por y para sí.

 Todas se deforman-degeneran simplemente porque las personas lo hacen, aun hablando de Dios todo el tiempo.

 Ejemplos históricos sobran, y de hecho, quienes mas se opusieron al Señor en el tiempo de su Primera Venida fueron quienes supuestamente lo servían, esperaban y entendían.

 Para no incurrir en los mismos errores, debemos prestar atención al simple hecho de que aun cumpliendo con todo podemos no estar cumpliendo con Dios y podemos halarnos muy lejos y aparte de Él, fuera totalmente de su Camino.


2.-


 Lo esencial es no engañarse-mentirse a sí mismo.

 Lo primero y principal es reconocer el simple hecho de que solos no podemos, que aun sin Dios nos es imposible cumplir.

 La realidad nos dice eso, nos llama la atención sobre esta simple y esencial Verdad, ni aun queriendo cumplir o teniendo buena intención podemos llegar a hacerlo sin Dios, sin su auxilio o asistencia.

 El orgullo religioso debe caer. Sin Dios construimos una religión sin Dios y sin Él es imposible cumplir tener fe, andar por buen camino.


3.-


 En el choque contra la realidad veremos como aun queriendo cumplir no podremos hacerlo, se volverá imposible mantenerse fiel, y esto lo permite Dios por diversos motivos.

 Primero para que veamos la Verdad y recordemos que aun queriendo ser fieles, no podemos serlo sin su ayuda-asistencia.

 También lo permite para liberarnos totalmente del orgullo-mentira-autoengaño.

 Para purificación, fortalecimiento, para aprender a sobrellevar el sufrimiento, etc.

 Pero también llega la hora en la que el alma sufriendo por largos periodos, no quiere cumplir-servir-obedecer, furiosa se rebela y en esto se rebela lo que hay en el fondo de ella.

 Sabiendo que esta mal, quiere portarse mal. Es el aguijón, es el diente de la serpiente infernal, es lo que hay en el fondo, mala voluntad, odio-furia-rebeldía-deseo de venganza. Es el mal por el mal mismo, solo porque sí.

 Esto también debe salir a la luz y ahí ver el alma que no puede ni quiere cumplir, que s mala en el fondo porque en el fondo es miseria, y como miserable, es miedosa.


4.-


 La realidad golpea y se nos vuelve imposible cumplir, perseverar, tropezamos y conocemos lo peor de nosotros.                                                                                                

 Ahí vemos que no somos lo que pretendemos-decimos ser, aquello que queremos creer y hacer creer que somos.

 Sin Dios no podemos cumplir, pero nos hemos vuelto fariseos modernos que creen que por si mismos todo lo pueden. Deliramos de orgullo, nos hallamos encerrados en el abismo de las propias miserias contemplándonos, no miramos a Dios sino la torre de babel, la montaña de orgullo, esa falsa imagen-personalidad, esa apariencia de religiosidad que el mundo alaba, admira, reconoce.

 Construimos por cuenta propia lo que decimos-creemos que es religión y lo ostentamos en el mundo, lo adoramos y pretendemos que otros lo vean-aceptan-reconozcan-adoren.

 Le rendimos culto a nuestra imagen-personalidad, por ello es que aun hablando de Dios, nos encontramos muy lejos de Él, de ahí que El Señor haya dicho en su Primera Venida que muchos de los que creen ser primeros pasarán a ser últimos.


5.-


Desarrollamos algunos aspectos de nuestra vida, personalidad y no todos y no todos bien. Progresamos profesionalmente pero no espiritualmente, todo lo llenamos-suplimos con mentiras-fantasías y así nos volvemos delirantes de soberbia.

 Nos falta crecer-madurar-progresar-evolucionar en todos los aspectos, y primero y principal en el aspecto espiritual.

 La verdad es que Dios no tiene lugar en nuestro pretendido perfecto culto, Él no tiene libertad para Ser y Hacer, no puede decir, no puede disponer, como dijo San Pablo, en nosotros todo es estrecho para con Dios, se halla muy limitado.

 Lo limitamos a lo que queremos que acepte, mire, admire, apruebe, haga o no haga. Es un dios falso, un dios muerto.

 Hay que empezar a darle el lugar que corresponde, el de Dios, hay que prestarle atención y, por sobre todo, obedecerlo, porque Él Es Dios.

 Como es lógico-simple-coherente, el verdadero discípulo lo escucha, le presta atención, lo sigue-obedece. No se puede obedecer a quien no se escucha, a quien no se le presta atención.

 Por sobre todo, no se puede obedecer a quien no permitimos Que Se Revele, el dios que no se puede revelar, es un dios muerto, y un dios muerto es un dios inútil, todo se hace por él y en su nombre, como muerto que esta.

 El Dios Vivo y Verdadero es capaz de Ser y Hacer por Él mismo, solo y simplemente porque Él Es Dios.


6.-


 Considerar que Dios quiere llevar a la humanidad a su punto óptimo, y en esto debemos colaborar, no lo hace sin nuestro permiso, consentimiento y consecuente colaboración.

 El punto óptimo de la creación es imagen y semejanza con Él, es Jesús mismos, su Hijo Único, el Misterio de la Unión Hipostática, la doble naturaleza.

 El permiso-consentimiento se la damos-otorgamos al decirle diariamente ‘FIAT’, Que Se Haga Su Voluntad en nuestra casa-vida-corazón. Hay que dejarlo Ser-Hacer  Él porque Él Es Dios y Él nos hace a su imagen y semejanza.

 Por definición, y lógicamente, no podemos ser a imagen y semejanza suya, no podemos hacernos solos. Si pudiésemos hacernos dioses, significaría que ya lo seríamos, nadie puede dar o trasmitir lo que no es ni tiene, por eso es que necesitamos de Él para que nos haga iguales a Él, verdaderos hijos suyos a imagen y semejanza de su Hijo.



.........................................................................


Dr. Jorge Benjamín Lojo


 Abogado, asesoramiento, acompañamiento y guía espiritual personalizado y grupal, (Empresas, grupos de oración, religiones, equipos de trabajo).

 Retiros, cursos, charlas, jornadas y conferencias dirigidos a empresas, grupos de oración, religiones, equipos de trabajo.




Twiter: @DrJorgeBLojo

whatsapp: 1550067501