8.- Misterios de la Revelación



8.- Misterios de la Revelación


Si el enemigo ve-advierte que no hay verdadera, real y firme unión con Dios, ve-advierte la oportunidad de golpear, meter su cuña, encuentra un agujero en el que quiere meterse.

 El agujero es el abismo del ego y usa como testaferro al ‘yo’ al que adula y manipula poniéndolo enteramente a su servicio mientras que lo engaña haciéndole creer que él reina y es dios.

 Lo que debemos hacer es fortalecer el vínculo con Dios, establecer el lazo-nexo-conexión que permita o establezca su Reinado-Vida-Presencia, solo su Presencia hace retorcer al adversario, solo Dios vence verdaderamente al enemigo, y como es lógico, si no le damos a Dios su lugar, padecemos los engaños y embates infernales como corresponde por nuestra soberbia.

 No hay que perder tiempo peleando contra el adversario, ahí ya perdemos. Considerar que absorbe nuestra vida y nos consume mientras que se fortalece y nos debilita instigándonos a pelear mas.

 Nos engaña para que peleemos y nos consumamos rebelándonos contra Dios, insistiendo con lo que no vamos a obtener.

 Hay que buscar la Voluntad de Dios y colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe, porque así es como vencemos a los enemigos espirituales que se conjuran para apartarnos de Dios.

 Esto es simple siempre los enemigos nos quieren lejos de Dios porque ahí viven de nosotros, se alimentan-nutren mientras que nos destruyen y convierten a imagen y semejanza suya.

 No hay que ser estúpidos, lo esencial que debemos hacer en el paso por el mundo es elegir a Dios, reelegirlo, volver a Él, Él Es Dios y Él Es la Vida.

 Debemos vencer el miedo, dejar de preocuparnos por nosotros mismos, y consecuentemente, dejar de ocuparnos de nosotros mismos, hay que ocuparse de Dios, de lo que ÉL quiere y Él se ocupará de nosotros.

 Por miedo nos dedicamos instintivamente a defendernos y buscamos lo que creemos que es bueno o conveniente, justo o necesario. No. Lo esencial sigue siendo lo mismo, Dios y Él Es Dios y Él Es la Vida, a Él debemos buscar, recibir, aceptar, seguir, obedecer.

 Primero es la unión con Dios, todo lo demás es secundario, lo dijo El Señor y continua siendo así, sigue siendo Verdad porque lo dijo El Que Es la Verdad y su Palabra es eterna.

 Dándole a Dios su lugar en nuestra vida, todo se ordena, Él lo ordena porque todo se desordenó al separarnos de Él.

 Mientras le demos lugar al enemigo, vamos a seguir trabajando en perdernos-condenarnos, vamos a seguir autodestruyéndonos o des-creándonos. Es el momento de recapacitar, si no lo hacemos hoy, ahora, no lo podremos hacer después, considerar que los enemigos saben lo que hacen y como conseguirlo, hay que dejar de colaborar con los que quieren nuestra ruina, vencer el miedo, confiar en Dios y colaborar en el Bien Verdadero que quiere hacernos.

 Una casa esencial que debemos aprender es que Dios Padre envía al Hijo con el poder del Espíritu para llevarnos por el buen camino, para salvarnos, corregirnos, purificarnos, hacernos crecer en espíritu, para que maduremos-evolucionemos espiritualmente.

 No viene El Señor a obedecernos-servirnos como pretendemos, viene a obedecer al Padre y a llevarnos por ese camino. Tenemos que crecer-madurar, hay que progresar-evolucionar, debemos abandonar vicios, caprichos, ambiciones, egolatría narcisista, es el tiempo de escuchar-obedecer-seguir a Dios.



.........................................................................


Dr. Jorge Benjamín Lojo


 Abogado, asesoramiento, acompañamiento y guía espiritual personalizado y grupal, (Empresas, grupos de oración, religiones, equipos de trabajo).

 Retiros, cursos, charlas, jornadas y conferencias dirigidos a empresas, grupos de oración, religiones, equipos de trabajo.




Twiter: @DrJorgeBLojo

whatsapp: 1550067501