11.- Vuelta del Señor o Segunda Venida de Jesús



11.- Vuelta del Señor o Segunda Venida de Jesús


 Como sucedió con la Primera Venida del Señor, es mucho lo que se dice y mas aun lo que se espera provocando falsas expectativas y desarrollándose conjeturas a las que se les da la fuerza de dogmas, construyendo fantasías que al final impedirán ver la realidad.

 Según lo dijo el Ángel en la Ascensión, viene-vuelve como subió, en gloria.

 Considerar que fue transformado su cuerpo por la Resurrección, es celeste-espiritual-celestial, no va a volver en carne mortal, sino con todas las características de los cuerpos gloriosos como lo explica San Pablo, es decir, luminoso, ágil, sutil e impasible.

 Tomando en cuenta el Apocalipsis, es claro que viene como Revelación-Verdad-Luz-Vida, y considerando lo que le sucedió a Saulo, podemos entender como es la Segunda Venida de Cristo, la Vuelta del Señor.

 Es espiritual, revela la verdad, se produce el choque con la realidad. El monumento-ídolo de orgullo en el que cada uno se mira-admira dedicándose a mentirse-engañarse, cae, es derrumbado-derribado.

 Ahí hay que aceptar la Verdad, hacer penitencia, corregirse, deponer caprichos-vicios-ambiciones-rebeldías, ahí hay que romper las cadenas que nos someten a los enemigos infernales convirtiéndonos en sus marionetas, en títeres de sus planes y a su servicio aun cuando creemos que servimos a Dios.

 El orgullo tiene que caer, ese velo de tinieblas que nos impide ver-aceptar la Verdad. Debemos besar el suelo, probar el polvo, hacer penitencia, reparación, sacrificio.
 Ahí estaremos recibiendo al Señor en gloria y como merece, adorándolo en Espíritu y Verdad.

 Vuelve cuando lo aceptamos, es necesario recibirlo cuando golpea, irrumpe, cuando aniquila el orgullo y es necesario en ese caos en el que se derrumba nuestra aparente perfecta vida, buscarlo, orar, postrarse, llamarlo, pedir un cambio de vida urgente.

 En la medida que cada uno lo reciba en su casa-vida-corazón renunciando al orgullo-muerte-mentira-engaño-error-satanás-muerte eterna, en la medida en que cada cual reciba esa luz-verdad, estaremos colaborando en la Venida-Vuelta del Señor.

 Él debe ser recibido en nuestra casa-vida-corazón, ese es su lugar propio y correspondiente, el debido, cuando reine en la vida de cada uno, habrá venido al mundo, habrá vuelto al Señor.

 Evidentemente es responsabilidad de cada uno buscarlo-recibirlo, participar en esta Venida-Vuelta. Cada uno tiene una responsabilidad única de recibir esa Vida-Presencia de Dios en su casa-vida-corazón, esa porción de herencia-espíritu.

 Lógicamente, no se trata de aprender una doctrina, mucho menos de convencer a otros, se trata de recibir al Señor y de dejarlo Ser-Hacer, dejarlo instaurar su Reino-Vida-Presencia, dejarlo hacer Reinar-Triunfar su Divina Voluntad como en el Cielo acá en la tierra.

 Solo y simplemente hay que volver al principio, hay que obedecer a Dios, eso que Adán y Eva no hicieron.

 La Venida-Paso-vuelta del Señor es un proceso que comienza con la Revelación de la Verdad y culmina con Pentecostés.

 Es un proceso de purificación, transformación, transfiguración y, por sobre todo, de transubstanciación en el que El Señor recrea a las personas a su Imagen y Semejanza introduciéndolas en su Reino, es decir, en su Corazón-Espíritu-Esencia-Casa.

 Vuelve-Viene El Señor para resucitar la buena voluntad, la voluntad de amar-obedecer a Dios y de amar al prójimo como a sí mismo.



.........................................................................


Dr. Jorge Benjamín Lojo


 Abogado, asesoramiento, acompañamiento y guía espiritual personalizado y grupal, (Empresas, grupos de oración, religiones, equipos de trabajo).

 Retiros, cursos, charlas, jornadas y conferencias dirigidos a empresas, grupos de oración, religiones, equipos de trabajo.




Twiter: @DrJorgeBLojo

whatsapp: 1550067501