31 mayo 2018

YA LLEGA LA OSCURIDAD Y SE IMPONEN LAS TINIEBLAS, SE DESATA EL INFIERNO, LAS ALMAS PADECEN


YA LLEGA LA OSCURIDAD Y SE IMPONEN LAS TINIEBLAS, SE DESATA EL INFIERNO, LAS ALMAS PADECEN


 Se produce la ausencia-silencio de Dios, llega la oscuridad para las almas y el mundo.

 Se imponen las tinieblas y la oscuridad tanto por fuera como por dentro.

 Ahora las almas van a ver el infierno, y no en televisión, lo van a padecer en su propia vida, casa, corazón.

 Van a tener miedo como nunca antes, van a padecer por el miedo mismo, y éste, será su mismo infierno, sufrirán por el miedo.

 Verán-padecerán su miseria, lo que son in sí, la nada inmunda y miserable en la que se han convertido, ese abismo de egolatría narcisista que supura orgullo.

 El único remedio, es el mismo de siempre, la fe.

 Van a tener que hacer el esfuerzo de confiar en Dios, de creer en su Amor, de tener presentes sus promesas.

 Deberán hacer el esfuerzo de recordarlo, de tener presente lo que Él Es, lo que siempre fue y lo que siempre será, porque no lo van a ver.

 No podrán hacer mas que padecer como malditos condenados, como en el infierno, acá en la tierra.

 Y en ese infierno, deberán orar, hacer penitencia, ofrecer todo padecimiento como reparación y sacrificio.

 No podrán hacer otra cosa, ni au queriendo podrán salir del infierno que les ha tocado padecer. Solo menguará en algo en la medida que hagan oración, pero no se puede evitar, solucionar ni modificar. Verdaderamente, solo podrán padecer.

 Sufrirán sin esperanza, viendo-comprendiendo que nada podrán hacer para liberarse de su dolor, y peor aun, cuanto hagan, solo redundará en mayor castigo.

 Es horrible, espantoso, abominable, pero será peor, y sin remedio, salida o solución.

 Se impone el castigo, es la hora de la Justicia, Dios dejará de hacer sentir su Presencia, se padecerá su ausencia, y esto no va a ser mas adelante o pronto, es ya ahora, estamos a escasos minutos, un cortísimo instante.

 Es hora de volver a Dios, de arreglar cuentas, de poner orden. Es el tiempo de pensar en la eternidad, pues quién no se corrija, será arrastrado al infierno eterno, se perderá, incluso aunque hable de misericordia todo el tiempo.

 Esto se debe a que la verdadera Misericordia de Dios consiste en revelar la verdad, no engañar a las almas, corregirlas, limpiarlas, purificarlas, para poder salvarlas. No es misericordia mentirles, adularlas o confirmarlas en el error, eso lo hace el falso profeta y anticristo.