17 enero 2018

SOBRE LOS MILLENNIALS IV



SOBRE LOS MILLENNIALS IV


 Su razón de vivir-existir, es la aceptación-reconocimiento que buscan miedo-pavor-pánico.

 Ni siquiera ven que el problema real es el miedo que los anima-mueve, lo que los domina-controla, y en realidad, descontrola.

 Creen que se liberan del miedo cuando logran la aceptación-reconocimiento que buscan, mendigan, ro el que suplican o el que exigen-demandan.

 Ahí solo acallan el miedo, le dan de comer, lo conforman, entonces, no se liberan, al contrario, lo agrandan agravando el problema.

 Al miedo hay que enfrentarlo-vencerlo, el miedo es producto del vacío-abismo que son, aquel en el que se han convertido al no querer amar-salir de sí.

 Hacen lo que quieren sin aceptar un límite, al contrario, se escandalizan cuando hay un límite, no les importa nada ni nadie.

 No quieren ver que solo satisfacen-conforman a su ego, y así, lo agrandan, volviéndose delirantes de orgullo.

 El límite es normal, natural, necesario, pero no lo quieren aceptar, tienen miedo y prefieren aborrecer el mundo que enfrentar el miedo, acallar su orgullo o dejar de satisfacer a su ego-abismo.

 El orgullo que tienen es infernal, es su mismo vacío, es la nada miserable que son, el desamor que han gestado al pensar solo y siempre en sí.

 La verdad es que no van a poder continuar pasando por el mundo de esta manera, les va a resultar imposible seguir satisfaciendo a su ego, su imagen-fachada-apariencia se va a derrumbar e irremediablemente van a verse como desnudos y expuestos en lo que son en verdad.

 Ahí tendrán que enfrentar el miedo, es inevitable, aunque no quieran, el tropiezo llega para todos.

 Esto es porque han cerrado todos los caminos, se ahogan e inevitablemente estarán frente a sí, a la miseria que son y no podrán seguir evitando mirar al frente.

 Padecerán lo que no quieren y a la fuerza lo tendrán que sufrir y así conocerán su miseria, lo que son, pueden, tienen.

 Ahí tendrán la ocasión de aceptar la Verdad o de renegar para siempre.

 Esto significa que, podrán aceptar la Verdad de la que huyen, la que no quieren, ver, aceptar, reconocer, o harán el esfuerzo infernal de negarla y de renegar-prescindir de ella para siempre.

 La Verdad de la que huyen-escapan es simple: Son nada, tienen nada, pueden nada, saben nada, son una miseria abominable, inútil, despreciable.

 Ahí es donde deben enfrentar su miedo y dejar de negar esta Verdad que llama-golpea en la realidad.

 Ahí es donde deben dejar de ocultarlo, negarlo, esconderlo.

 También ahí es donde deben dejar de mentirse-engañarse a sí aceptando no son, no pueden, no saben, no tienen, etc.

 Deben aceptarse como lo que realmente son y no por lo que fingen ser.

 Ahí deben vencer el miedo y solo ahí serán libres.