01 diciembre 2017

NOS PERJUDICA CUANDO FINGE AYUDARNOS, anticristo



NOS PERJUDICA CUANDO FINGE AYUDARNOS, anticristo


 Parece que Dios no ayuda cuando en realidad está haciéndolo, mientras que el adversario, finge que ayuda cuando en realidad está perjudicando.

 Dios se comporta como enemigo, parece contrario, estar en contra de nuestro bien, pero en realidad trabaja por y para nuestro Verdadero y Eterno Bien.

 Parece que el adversario nos beneficia, ayuda, socorre, auxilia, pero en realidad solo trabaja oculta, secreta y disimuladamente por y para nuestro mal actual y eterno.

 La habilidad del adversario esta en fingir que nos beneficia, ayuda, protege, defiende, etc.

 Esto lo hace para ser aceptado, y también, para engañarnos y manipularnos, para usarnos y ponernos a su servicio haciéndonos hacer lo que a él lo beneficia.

 Cuando nos alienta en determinado sentido, no es porque le interese beneficiarnos, solo está engañándonos e induciéndonos a rebelarnos de Dios, prescindir de Él, valernos por cuenta propia o, lo que es lo mismo, a apartarnos de la Santa Cruz, del camino estrecho de puerta angosta.

 Esto debemos tenerlo presente siempre, lo que quiere-busca-persigue-le interesa es hacer que nos rebelemos contra Dios, que reneguemos de su Voluntad y que prescindamos de Él.

 Para lograr eso puede fingir ayudar, socorrer, defender, proteger, pero también puede recurrir a castigos, azotes, desgracias, persecuciones, etc.

 Así que, como si fuésemos fanáticos, estúpidos u orgullosamente fieles, a pesar del interminable dolor infernal que nos toca padecer noche y día, debemos seguir adelante.

 Hay que estar atentos a los engaños y manipulaciones del adversario, debemos ver bien que es lo que Dios quiere, discernir Su Voluntad y perseverar en ello.

 Considerar que salvarse no es evitar padecer lo que nos hace sufrir tanto y durante tiempo, salvarse es obedecer a Dios, no solo aunque cueste, sino y especialmente si cuesta.