07 noviembre 2017

EL COMBATE FINAL, AMAR O NO AMAR (=AMOR PROPIO). Elegir a Dios-Vida-Verdad sacrificándose, o elegirse a sí sacrificando a Dios



EL COMBATE FINAL, AMAR O NO AMAR (=AMOR PROPIO). Elegir a Dios-Vida-Verdad sacrificándose, o elegirse a sí sacrificando a Dios



1.-


 Dios Es Dios, Dios Es Amor y por Ser Amor, no deja de Amar.

 El problema es que las almas se cierran-encierran no percibiendo el Amor de Dios. Si se abrieran-perdonaran, recibirían ese Amor de Dios que está ahí.

 Amar no es una opción, es el camino.


2.-


 Se viene una dura y difícil prueba, si todo hasta ahora fue un abominable infierno, será peor, y esto no es novedad.

 Es el combate final, ese terrible e infernal combate en el que todos pierden y que no finaliza hasta que todos caen.

 Nada en el mundo se compara a lo atroz e infernal de este combate espiritual.


3.-


 El enemigo infernal va a dar a las almas la oportunidad de vengarse contra Dios.

 Viene preparando esto con tiempo, las persigue, azota, castiga y maltrata noche y día sin parar.

 Luego ofrece darles alivio, salida, liberación. Y esta opción consiste en renegar de Dios.


4.-


 Toda la trampa gira en derredor de lo mismo, todo consiste en esto, renegar de Dios, rebelarse contra su Voluntad.

 A veces es sutil, otras veces es grosero, pero por lo general todo es muy confuso y sumamente doloroso.

 La trampa es elegirse a sí mismo, pensar en sí, temer por sí y hundirse-perderse en sí.

 También es elegir el orgullo y llevar todo al extremismo, fanatismo, lo irracional.

 Se debe orar para ver, discernir y saber-entender bien que esta bien y que esta mal, que corresponde y que no.


5.-


 Lo peor no es estar en garras de los enemigos, la prueba mas difícil y abominable es tener a los enemigos en las propias manos, que su salvación dependa de nuestros abominables padecimientos, esos que estos mismos cerdos nos dan.

 Por supuesto que el cerdo mayor, satanás, nos da la oportunidad de elegirnos y de castigar-devolver-hacer padecer a nuestros enemigos, lo que se dice, ‘cobrárnoslas’.

 Considerar acá que la prueba puede consistir en el perdón, abrirse, renunciar a sí. Ahí se ama en verdad, se genera amor-vida y se da lugar a Dios.


6.-


 Hay que estar atentos, orar, esperar, etc., lo mismo de siempre, porque siempre es lo mismo en este camino. No hay opción, no hay alternativa, y aunque parezca que sí, es engaño del enemigo, fuera de la Voluntad de Dios y lo que Él dispone, hay nada.


7.-


 Hoy en día se ve como innecesario el amor y como muy útil, debido, absolutamente esencial, etc., el amor propio, hundirse-encerarse en sí, elegirse a sí mismo.

 A cada uno el adversario lo encierra en eso, por miedo, miseria, necesidad, sufrimiento, despecho, etc., a cada cual como le parezca que mas convenientemente logrará que se elija a sí y se olvide de Dios y acabe renegando de Él.