29 agosto 2017

EL ‘YO’ SE REBELA CUANDO DICE QUE SE LIBERA



EL ‘YO’ SE REBELA CUANDO DICE QUE SE LIBERA



1.-


 Considerar que el ‘yo’ es tan ‘yo’ que termina siendo él mismo, se independiza, pasa a existir por y para sí, de una manera completamente independiente a nosotros.

 Se alza-rebela-independiza movido por el adversario, impregnado por el orgullo, delirando de soberbia, potenciado con el furor de todos los vicios ardiendo y clamando satisfacción.

 Se convierte en un anticristo, un ser absolutamente contrario a Cristo, al Hijo de Dios.

 Se cree dios y exige ser adorado, servido, obedecido, atendido, adulado, etc.

 Se cree dios a la manera de satanás, y por ello se comporta como ese cerdo infernal.


2.-


Su alzamiento-exaltación es un descontrol infernal furioso.

 Queremos creer que es por y para nosotros, que es algo justo, debido y/o necesario.

 Sin embargo, es venganza.

 En el fondo es lástima-pena-enfermiza e infernal autocompasión.

 Es el ‘yo’ malherido, humillado, que se alza queriendo, exigiendo e imponiendo ser adorado, viviendo-expresando su venganza infernal.


3.-


 Quiere ser por sí mismo y se nutre consumiendo al alma.

 Su brillo es fruto de consumir al alma en la desesperación por alzarse-destacarse-exaltarse.

 Y en ese acto se une-funde con el adversario, se le entrega-consagra convirtiéndose en suyo y apartándose de Dios para siempre.


4.-


 Hay que realizar el trabajo espiritual, subsanar lo que ha pasado, debemos orar, sacrificarnos.

 Debemos soportar lo injusto que nos toca padecer, así purgamos la inmundicia, rectificamos la rebeldía y nos vencemos a nosotros mismos.

 Debemos aceptar lo que Dios ha permitido para ponerle límites al ‘yo’ y sofocar su rebeldía-consagración-entrega al adversario.

 No hay que darle el gusto al yo-ego, comprender que obra por y para sí independientemente de nosotros y al servicio de satanás y la muerte eterna.

 Su éxito es nuestra ruina, si consigue lo que quiere, nos condenamos al entregarnos-consagrarnos a satanás y a la muerte eterna.


5.-


Una forma de ponerle límites es hacer el esfuerzo por amar y actualizar el sacrificio del amor.

 Amamos cuando aceptamos a Dios, lo que Él ha permitido en nuestra vida.

 Amamos también, aceptando al prójimo y soportando a los enemigos, padeciendo por todos para colaborar en su salvación.

 También amamos cuando dejamos a otros libres luego de recomendarles lo bueno para que puedan elegir por sí mismos.


6.-


 En el fondo, el que se dedica a satisfacer a su ego y a exaltar-liberar al ‘yo’, delira de orgullo, se evade de la realidad encerrándose en una fantasía infernal abominable.

 Hay que buscar la Verdad, aceptar la realidad, soportar lo que nos toca y en esto, olvidarnos por completo de nosotros mismos viviendo una total e incondicional entrega-consagración a Dios por el sacrificio de la obediencia constante.


7.-


 Hoy en día las almas creen que se exaltan-liberan, no ven, no entienden ni quieren escuchar que están liberando-exaltando al ‘yo’ convirtiéndolo en demonio y consagrándolo a satanás y a la muerte eterna.

 No ven, no entienden ni quieren escuchar que están autodestruyéndose, que viven una mentira ruinosa, que se engañan, que se esfuerzan en evadirse de la realidad.

 Tarde comprenderán la abominable realidad, comprobarán la Verdad y ya no podrán hacer otra cosa mas que padecer las consecuencias.


8.-


 Tienen que madurar, dejar de sentir lástima-pena-enfermiza e infernal autocompasión, deben perdonar, salir del abismo del ego y dejar de mirar hacia atrás.

Tienen que dejar de querer venganza, de vivir-existir por y para vengarse del pasado justificándose en esa mentira. Deben comprender que se autodestruyen consagrándose al adversario y a la muerte eterna.

 Hoy tienen que morir a sí, renunciar, sacrificarse, y en el colmo del dolor que les toca padecer, elegir amar, negarse, no elegirse a sí, deben soportar y seguir, deben perdonar y salir del abismo del ego.

 Realmente deben cambiar de modo de existir porque eso no es vivir, no es ser, eso es autodestruirse, des-crearse, pasar a no ser.


9.-


Leer también:


SERÁ EL AVISO, SERÁ LA HORA DE DIOS:

ASÍ SERÁ EL AVISO:

GRAN AVISO, DEJAR LIBRE A DIOS:

VIDA ORGANIZADA SIN DIOS = VIDA DESORDENADA. GRAN AVISO: