30 agosto 2017

EL COMBATE DE LA VIDA DIARIA



EL COMBATE DE LA VIDA DIARIA



1.-


 Las almas se encuentran trabadas, postradas, perdidas en su propia vida-casa-corazón llevando una existencia miserable y autodestructiva.

 Sienten-padecen miedo, culpas y dudas, tienen cuestionamientos, se acusan a sí mismas.

 Ahí está la causa de su estar trabadas-postradas-paralizadas, dudan.

 Es un círculo vicioso, dudan y cuestionan, temen y se acusan a sí mismas. Esto las paraliza, detiene y vuelve torpes, realmente se encuentran en contra de sí.

 Es como si quisieran caminar con medio cuerpo hacia delante y con medio cuerpo hacia atrás.


2.-


 Yacen postradas-paralizadas, se ven trabadas e impedidas, se lamentan por sí y acaban por auto despreciarse.

 Para colmo de males ven en derredor como a todos les va bien y como cada cual hace absolutamente lo que se le antoja impunemente, sin padecer consecuencias.

 A esto agregan el ver su vida sufriente y miserable obedeciendo a Dios y padeciendo como malditas condenadas, ahí se sienten desgraciadas y se auto desprecian.

 Hasta pueden terminar odiando a Dios por su hacer nada para menguar si quiera tanto dolor.

 También llegan a aborrecer la vida y a padecer estar viva, lo ven como una maldición y comprenden que están vivas solo por obediencia, porque Dios lo quiere pese a tanto dolor y a no querer vivir mas porque solo es para sufrir asquerosa y repugnantemente sin remedio, salida o solución.


3.-


 Suena incoherente, pero así es siempre el obrar de Dios cuando dice que lo hace por y para Nuestro Verdadero y Eterno Bien.

 La cuestión es que, pese a lo abominable e insufrible de tener que vivir entre padecimientos infernales, pese a las lógicas consecuencias de no querer vivir mas o de querer venganza contra los cerdos infernales y sus repugnantes colaboradores en mundo, hay que renunciar a sí mismo.

 Suena incoherente pero es así, hay que aguantarse, ofrecer todo como sacrificio y que vivir mismo pase a ser un maldito e insufrible sacrificio abominable.

 Hay que seguir adelante obedeciendo a Dios cuando no nos da salida y cuando lo único que podemos agradecer es que no sea por.


4.-


 Debemos comprender que el mal que hay en nosotros conspira con el adversario para postrarnos en la ruina y arrastrarnos a la condenación eterna.

 Ese mal es vacío-desolación-ausencia de Dios. Eso es lo que debemos remediar, hay que recibir a Dios y dejarlo que ocupe su lugar.

 Esto lo hacemos aceptando lo que permite, aceptando que hace nada para socorrernos o lo poco que hace para que no sea peor.

 Hay que aceptar lo que Él hace o lo que no hace, lo que ha permitido, hay que seguir confiando, obedeciendo, perseverando, etc.

 Si no lo hacemos, ese vacío seguirá obrando por su cuenta y al servicio del adversario para llevarnos definitivamente a la condenación eterna.


5.-


 Dios no traiciona ni abandona, eso parece en el abismo del ego al ver que nada hace para evitar o menguar siquiera lo que padecemos.

 Eso nos toca, y la verdad es que gracias a Dios, no es peor aunque sea abominable e insufrible.

 Lo que nos traiciona y abandona es el orgullo-vacío-tinieblas-desolación, esa muerte-abismo que tenemos adentro, la ausencia de Dios que se ha acumulado durante tanto tiempo.

 Considerar que el adversario se sirve de ese vacío-desolación-ausencia de Dios para asentarse y para manipularnos.

 Potencia miedos, siembra dudas, pincha con cuestionamientos, insidia con desafíos y provocaciones buscando apartarnos de Dios e imponernos la rebeldía como modo normal de pasar por el mundo.

 Quiere convencernos de que es por y ara nuestro bien lo que solo lo beneficia a él porque nos lleva por un camino de autodestrucción en el que puede succionarnos vida como sanguijuela.


6.-


 Debemos aceptar la Verdad, beber la copa de ajenjo hasta el fondo.

 Y la verdad en este caso es que no queremos le propio bien sino que hemos dejado prevalecer esa mala y caprichosa voluntad rebelde, orgullosa, obtusa, inmadura y manipulada por el adversario.

 Tenemos miedo y nos dejamos imponer la mala voluntad, no querer, la negación, la oposición o rebeldía.

 Ahí terminamos acusando-responsabilizando a Dios de lo que nosotros queremos o no queremos. No es Él el que quiere o no quiere, somos nosotros mismos los que queremos o no queremos y vemos-culpamos a Dios cuando la realidad es que nos encontramos frente al espejo.

 Si dios quiere o no quiere algo depende también de nosotros. También cuidar acá no querer vencer a Dios, hay que aceptarlo. Todo debe ser discernido sinceramente a la luz de la Verdad.



7.-


 Lo externo refleja lo interno. Vemos la realidad, lo que merecemos.

 Esta miserable existencia sufriente es lo que hemos merecido aunque nos pese y no queramos aceptarlo.

Debemos mejorar espiritualmente si queremos tener una vida diferente.

 En la vida que nos toca padecer podemos ver-conocer-comprender la miseria interior que tenemos, como somos miserables para con Dios.

 En casos excepcionales puede Dios obrar al revés, es decir, modificar primero lo externo dando la oportunidad de mudar o cambiar lo interior, pero es muy raro que haga eso, siempre es por el camino difícil, se trata de chocar con la realidad, se trata de padecer el infierno y ver que es lo que merecemos.

 Y esto es así para que queramos algo diferente y nos movamos para llegar a merecer algo distinto, o al menos, le demos la oportunidad a Él para que modifique algo en nuestra miserable y sufriente vida infernal.


8.-


 Los demás nos tratan como nosotros mismos nos tratamos, es mas de lo mismo, es lo dicho anteriormente, el exterior refleja el interior.

 Si padecemos el infierno, persecuciones, castigos, tormentos, etc., es porque algo de odio y autodesprecio hay aunque queramos creer que no.

 Ya tener odio a alguien es malditamente perjudicial. Esto es así porque el odio es odio siempre, no es odio hacia fuera y amor hacia adentro, es veneno y siempre quema, destruye.

 Acá es donde hay que obrar por y para nuestro bien, aun siendo difícil y casi imposible debemos perdonar, soltar, no querer venganza.

 Hay que aprender a soportar como malditos condenados injustamente y no querer venganza aunque esto suene a burla o a estupidez, tal es la doctrina de Dios.

 Así es como no generamos odio-veneno y así es como ese odio-veneno no conspira contra nosotros desde adentro.


9.-


 Lo que pretende el enemigo es que generemos veneno-odio-furia-deseo de venganza.

 Esto lo hace agravando las condiciones de detención, volviéndonos la vida insufrible, un castigo o una maldición abominable e insufrible.

 Ahí es que odiamos a Dios por hacer nada para remediarlo, a nosotros mismos viéndonos incapaces para cambiarlo o modificarlo y a todos por hacernos padecer, castigarnos o volvernos la existencia insufrible castigo y maldición.

 Nos hace ver como malditos desgraciados sin remedio, en una existencia sin salida o solución, solo condenados a sufrir como condenados. En esta situación hasta el mas santo odia.

 Hay que perder, aceptar que no se puede hacer nada, sufrir y seguir, no hay mas salida. Sirve para purificación y crecimiento, salvación de almas, etc.

 Hay que seguir y hay que continuar haciendo lo que debemos hacer, siguiendo El Camino que Dios señala, pasando por la puerta que Él abre, esa es su Voluntad, hay que obedecer.

 Otra cosa no va a salir, otra cosa no va a resultar, solo vamos a seguir renegando, envenenándonos y pudriéndonos en vida; hay que dejar de chocar contra la pared, no se va a correr, tenemos que perder para ganar.

 Tenemos miedo y el enemigo lo aprovecha generando mas dudas y cuestionamientos para que te encerremos-abismemos y dediques a lamentarnos y a acusar-responsabilizar a Dios.

 Vencer el cerco del miedo, salir, enfrentar, romper límites, dejar de dedicarse a sí, hay que dedicarse-consagrase a Dios, hay que aceptar la Verdad y obedecer, hay que seguir adelante.


29 agosto 2017

EL ‘YO’ SE REBELA CUANDO DICE QUE SE LIBERA



EL ‘YO’ SE REBELA CUANDO DICE QUE SE LIBERA



1.-


 Considerar que el ‘yo’ es tan ‘yo’ que termina siendo él mismo, se independiza, pasa a existir por y para sí, de una manera completamente independiente a nosotros.

 Se alza-rebela-independiza movido por el adversario, impregnado por el orgullo, delirando de soberbia, potenciado con el furor de todos los vicios ardiendo y clamando satisfacción.

 Se convierte en un anticristo, un ser absolutamente contrario a Cristo, al Hijo de Dios.

 Se cree dios y exige ser adorado, servido, obedecido, atendido, adulado, etc.

 Se cree dios a la manera de satanás, y por ello se comporta como ese cerdo infernal.


2.-


Su alzamiento-exaltación es un descontrol infernal furioso.

 Queremos creer que es por y para nosotros, que es algo justo, debido y/o necesario.

 Sin embargo, es venganza.

 En el fondo es lástima-pena-enfermiza e infernal autocompasión.

 Es el ‘yo’ malherido, humillado, que se alza queriendo, exigiendo e imponiendo ser adorado, viviendo-expresando su venganza infernal.


3.-


 Quiere ser por sí mismo y se nutre consumiendo al alma.

 Su brillo es fruto de consumir al alma en la desesperación por alzarse-destacarse-exaltarse.

 Y en ese acto se une-funde con el adversario, se le entrega-consagra convirtiéndose en suyo y apartándose de Dios para siempre.


4.-


 Hay que realizar el trabajo espiritual, subsanar lo que ha pasado, debemos orar, sacrificarnos.

 Debemos soportar lo injusto que nos toca padecer, así purgamos la inmundicia, rectificamos la rebeldía y nos vencemos a nosotros mismos.

 Debemos aceptar lo que Dios ha permitido para ponerle límites al ‘yo’ y sofocar su rebeldía-consagración-entrega al adversario.

 No hay que darle el gusto al yo-ego, comprender que obra por y para sí independientemente de nosotros y al servicio de satanás y la muerte eterna.

 Su éxito es nuestra ruina, si consigue lo que quiere, nos condenamos al entregarnos-consagrarnos a satanás y a la muerte eterna.


5.-


Una forma de ponerle límites es hacer el esfuerzo por amar y actualizar el sacrificio del amor.

 Amamos cuando aceptamos a Dios, lo que Él ha permitido en nuestra vida.

 Amamos también, aceptando al prójimo y soportando a los enemigos, padeciendo por todos para colaborar en su salvación.

 También amamos cuando dejamos a otros libres luego de recomendarles lo bueno para que puedan elegir por sí mismos.


6.-


 En el fondo, el que se dedica a satisfacer a su ego y a exaltar-liberar al ‘yo’, delira de orgullo, se evade de la realidad encerrándose en una fantasía infernal abominable.

 Hay que buscar la Verdad, aceptar la realidad, soportar lo que nos toca y en esto, olvidarnos por completo de nosotros mismos viviendo una total e incondicional entrega-consagración a Dios por el sacrificio de la obediencia constante.


7.-


 Hoy en día las almas creen que se exaltan-liberan, no ven, no entienden ni quieren escuchar que están liberando-exaltando al ‘yo’ convirtiéndolo en demonio y consagrándolo a satanás y a la muerte eterna.

 No ven, no entienden ni quieren escuchar que están autodestruyéndose, que viven una mentira ruinosa, que se engañan, que se esfuerzan en evadirse de la realidad.

 Tarde comprenderán la abominable realidad, comprobarán la Verdad y ya no podrán hacer otra cosa mas que padecer las consecuencias.


8.-


 Tienen que madurar, dejar de sentir lástima-pena-enfermiza e infernal autocompasión, deben perdonar, salir del abismo del ego y dejar de mirar hacia atrás.

Tienen que dejar de querer venganza, de vivir-existir por y para vengarse del pasado justificándose en esa mentira. Deben comprender que se autodestruyen consagrándose al adversario y a la muerte eterna.

 Hoy tienen que morir a sí, renunciar, sacrificarse, y en el colmo del dolor que les toca padecer, elegir amar, negarse, no elegirse a sí, deben soportar y seguir, deben perdonar y salir del abismo del ego.

 Realmente deben cambiar de modo de existir porque eso no es vivir, no es ser, eso es autodestruirse, des-crearse, pasar a no ser.


9.-


Leer también:


SERÁ EL AVISO, SERÁ LA HORA DE DIOS:

ASÍ SERÁ EL AVISO:

GRAN AVISO, DEJAR LIBRE A DIOS:

VIDA ORGANIZADA SIN DIOS = VIDA DESORDENADA. GRAN AVISO:


28 agosto 2017

GRAN AVISO, DEJAR LIBRE A DIOS



GRAN AVISO, DEJAR LIBRE A DIOS



1.-


 Hay que dejar libres a otros, permitirles que decidan, que adopten su decisión.

 No se puede imponer ni siquiera lo bueno.

 Sí hay que hablar, recomendar, sugerir, enseñar para que puedan tener la opción, para que la decisión sea verdaderamente libre.

 El que determina la voluntad es el enemigo porque quiere ser elegido desesperadamente, de ahí que engañe, manipule, mienta, etc.


2.-


 Hay cosas que Dios las permite, son abominables, repugnantes, insoportables. ¿Impone tales cosas?, no.
 Las impone el enemigo, Dios las permite.

 Las impone el enemigo para arrastrarnos a rebelarnos contra Dios, ahí quiere vencernos y borrar la fe, cortar el lazo con Dios.


3.-


 Hay que aceptarlas-soportarlas-sobrellevarlas.

 Sirven como pago por la deuda, para purificación, crecimiento, maduración.

 También para colaborar en la salvación de otras almas.

 Hay que seguir adelante ignorando el dolor, disociándose de éste y utilizándolo para crecer-madurar-progresar espiritualmente, para forjar una segunda naturaleza a imagen y semejanza del Señor.


4.-


 En esencia, lo que debemos hacer es vencer el miedo.

 Esto es así porque el miedo es lo que determina la voluntad caprichosa, obsesiva, desesperada, histérica.

 El miedo usa y justifica la violencia, las almas creen que es bueno, justo y necesario, pero es mentira.

 Hay que vencer el miedo, vencerse, aceptar a Dios, lo que Él quiere, y especialmente lo que no quiere pero permite y nos duele.

 Hay que confiar en Él, no meter mano, no obrar por cuenta propia.


5.-


 El alma debe quebrarse, bajar su orgullo, esa dura cerviz debe besar el suelo.

 Es por su bien, es para vencer el miedo y no caer esclava del adversario, para no estar a merced de sus manipulaciones.

 Comprender que se sirve del miedo y sabe llevar a las almas a su perdición convenciéndolas de que es por y para su bien.


6.-


 Hay que admitir que necesitamos de Dios, solo así es quebrantado el orgullo, solo de esta manera logramos salir del delirio.

 Debemos admitir que amamos y que queremos amar para vencer el orgullo y salir del abismo del ego.

 Dios nos dará la oportunidad de esto, de vencernos a nosotros mismos, de ponerle límites al orgullo.

 Vamos a tener que hacer el esfuerzo de vencernos, de ponerle límites al orgullo-ego, de crecer-madurar, de generar amor y voluntad de amar asemejándonos en esto a Dios mismo.


7.-


 Solo al admitir que necesitamos de Dios, que solos no podemos, cesa la desolación, acaban los tres días de tinieblas, termina la prueba.

 Tres veces hay que quebrarse, postrarse, admitir la necesidad de Dios.

 Hay que rogar, suplicar, orar, pedir al Señor que nos ayude y evite que nos perdamos, pero Dios no nos va a imponer la salvación, debemos colaborar.

 Considerar que, si no lo hacemos ahora, la corrupción-perversión-deformación infernal va a seguir avanzando y mas nos perderemos en tinieblas, mas caeremos en garras del enemigo llegando ese punto sin retorno en el que ya se ha confirmado el deseo de perderse por hacer nada para salvarse.


ASÍ SERÁ EL AVISO:



27 agosto 2017

ASÍ SERÁ EL AVISO



ASÍ SERÁ EL AVISO


Es el gran aviso, verán lo que son porque sentirán la ebullición de su inmundicia desbordándose, descontrolándose, y peor, asumiendo el control.

El estado alterado y descontrolado será el modo normal de pasar por el mundo, y encima, se sentirán asquerosa y abominablemente orgullosas de semejante bestialidad infernal.

Sentirán en sí el impulso de todos los mas bajos deseos y de los peores instintos, pues toda la inmundicia y pestilencia que han cultivado se verá potenciada por la ausencia de Dios y la consecuente presencia del adversario y su anticristo.



1.-

 Es inevitable, se produce el gran vacío-ausencia de Dios.

 Quienes debían colaborar sosteniendo el enlace-nexo-conexión, no lo hicieron, se ha perdido su Divina Presencia y es irremediable.

 Llegó la hora de padecer las consecuencias.


2.-


 En el vacío-ausencia de Dios, los enemigos espirituales son liberados.

 También, sale a relucir lo peor de cada uno.

 Cada cual queda expuesto en su ser real.

 El ‘yo’ es exaltado por el impulso infernal en la ausencia de Dios.


3.-


 Va a ser la sublevación del ‘yo’, la rebeldía-desenfreno total.

 Nadie va a poder controlarse, y peor, nadie va a querer controlarse o limitarse.

 Una indiferencia atroz, una frialdad abominable.

 Será violencia, furia, caos, descontrol y vicios hasta reventar.


4.-


 Será imposible de detener, como el agua cuando entra en ebullición.

 Se exaltará-alzará el ‘yo’ y totalmente desenfrenado hará lo que quiera.

 Peor aun, hará lo que el adversario quiera, porque en la ausencia de Dios podrá manipular a las almas a su antojo, y éstas le responderán, se dejarán llevar.

 No querrán ver-entender-comprender que es para su ruina actual y eterna, estarán convencidas de que es por y para su bien, o peor, no les importará nada de nada ni de nadie.


5.-


 No aceptarán freno, límite, no reconocerán razón alguna.

 Obrarán despiadada, bestialmente, saldrá a relucir su ser bestial-infernal real.

 Se notará, porque en los hechos quedarán expuestas, que algunas almas han llegado a ser peores que demonios.


6.-


 Sentirán gusto al transvasar todo límite, al romper, arruinar, destruir, corromper.

 Demostrarán que son bestias infernales que gustan la abominable desolación.

 Se encontrarán cómodas y a sus anchas vomitando el odio del que son capaces.

 Sin embargo, así expresarán el vacío abominable en el que se han constituido poniendo de manifiesto que han venido a ser guaridas de demonios.


7.-


 Al desenfrenarse de esta manera, creerán las almas que son diosas y reinas.

 Querrán creer que esa bestialidad inmunda, odiosa, resentida y despechada es liberación.

 Se negarán a ver-entender que estarán confirmando que desean ser infernales, pertenecer a satanás, perderse para siempre.


8.-


Es el gran aviso, verán lo que son porque sentirán la ebullición de su inmundicia desbordándose, descontrolándose, y peor, asumiendo el control.

El estado alterado y descontrolado será el modo normal de pasar por el mundo, y encima, se sentirán asquerosa y abominablemente orgullosas de semejante bestialidad infernal.

Sentirán en sí el impulso de todos los mas bajos deseos y de los peores instintos, pues toda la inmundicia y pestilencia que han cultivado se verá potenciada por la ausencia de Dios y la consecuente presencia del adversario y su anticristo.


9.-

 No podrán hacer cosa alguna para evitar este desenfreno-descontrol-desorden.

 Peor aun, no querrán hacer algo para evitarlo, todo lo contrario, sentirán el impulso infernal, querrán obrar mal aun sabiendo que está mal y que acarrea malas consecuencias.

 No les importara nada de nada ni de nadie, solo sentirán rabia-furia-ira-maldad-deseos de venganza, y pensarán que esta bien comportarse de esa manera.

 Considerar que los demonios sueltos manipularán a las almas, les sugerirán lo necesario para sigan admitiendo deseos de rebelarse contra Dios y para quieran odiar, arruinar, corromper, destruir, escupir veneno, vengarse, etc.


10.-


 Pese a todo, habrá que esforzarse, sacrificarse, habrá que hacer el esfuerzo-sacrificio de buscar a Dios.

 Habrá que postrarse, o al menos colocarse de rodillas, haciendo el esfuerzo-sacrificio de suplicar a Dios que no nos deje caer.

 Será difícil porque el ‘yo’ tendrá el control dentro de nosotros y lleno de orgullo, impregnado de miedo, dominado por el pánico y socavado por la debilidad, querrá todo lo contrario.

 Será un gran esfuerzo-sacrificio, pero es la única puerta-salida, volver a Dios.


11.-


 Solo el Santo Sacrificio Espiritual puede ponerle límite al ‘yo’, hay que aceptar el límite que Dios permite, morir a sí mismo, renunciar, sacrificarse, soportar lo que nos toca y seguir adelante.

 No hay manera de librarse del impulso furioso, alterado, ardiente del ‘yo’ en la ausencia de Dios. Es irrefrenable, y a eso se añade el impulso del adversario y su manipulación.

 El problema es que, si nos dejamos llevar, el adversario nos lleva por un camino de autodestrucción enteramente a su servicio haciéndonos creer que es por y para nosotros cuando solo es para su beneficio.

 Es el momento para aceptar la Verdad, asumir la responsabilidad y madurar.


12.-


 Aceptar la Verdad es simple, Él Es Dios.

 Asumir la responsabilidad es, diaria y constantemente discernir la Voluntad de Dios para obedecerlo-seguirlo.

 Se trata de hacer lo que no hicimos hasta ahora, darle a Dios su lugar, obedecerlo, dejar de renegar, dejar de hundirse en sí mismo.

 Verdaderamente, no habrá mas opción, o se dejan llevar por el ‘yo’ manipulado por el adversario hacia su autodestrucción definitiva, o elegirán a Dios, aceptarán los límites propios y crecerán espiritualmente.

 Es la hora de Dios, hay que escucharlo para poder seguirlo-obedecerlo, para dejarlo Ser-Hacer para que Viva y Reine en nuestra vida y así tengamos Vida, Vida Eterna-Sobrenatural-Espiritual.



25 agosto 2017

MENSAJE DE DIOS PADRE; DIOS HIJO; DIOS ESPÍRITU SANTO Y DE MARÍA VIRGEN (25 Ago 17), y explicación de cada uno



MENSAJE DE DIOS PADRE; DIOS HIJO; DIOS ESPÍRITU SANTO Y DE MARÍA VIRGEN (25 Ago 17), y explicación de cada uno



MENSAJE DE DIOS PADRE (25 Ago 17), y explicación


“Abriré el Camino que habéis cerrado”.


----------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:


-------------------------------------------------

MENSAJE DE DIOS HIJO (25 Ago 17), y explicación


“Reconstituiré el vínculo que habéis roto”.


----------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:



-------------------------------------------------

MENSAJE DE DIOS ESPÍRITU SANTO (25 Ago 17), y explicación


“Restituiré el Reino que habéis perdido”.


----------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:



-------------------------------------------------

MENSAJE DE MARÍA VIRGEN (25 Ago 17), y explicación


“Volveréis a tener la Vida que habéis matado”.


----------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:



MENSAJE DE MARÍA VIRGEN (25 Ago 17), y explicación



MENSAJE DE MARÍA VIRGEN (25 Ago 17), y explicación


“Volveréis a tener la Vida que habéis matado”.


----------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:


 La Vida que hemos matado es la Vida de Dios en nosotros.

 La hemos matado porque no le hemos permitido a Dios Vivir-Ser-Hacer en nuestra vida.

 Lo hemos sustituido-reemplazado por un dios falso, cómodo, a nuestro gusto y parecer.

 Como tenemos un ídolo en su lugar y Él no ocupa su lugar propio y correspondiente, no puede darnos su Vida, la Vida Eterna-Sobrenatural-Espiritual.

 Volveremos a tener esa Vida porque Dios nos la dará-donará-ofrecerá, y de nosotros depende colaborar en recibirla.

 Considerar que, como tratamos a Dios somos tratados, la Vida que a Dios damos en nuestra vida, es la vida que tenemos-recibimos de Él. Si Él Vive-Reina, nos puede dar-comunicar-donar su Vida, puede establecer su Vida-Presencia-Reinado.

 Si no lo dejamos Vivir-Ser-Hacer en nuestra vida, no puede darnos-comunicarnos-donarnos su Vida, quedamos vacíos, desolados, hundidos en el abismo del ego lamentándonos, padeciendo y siendo perseguidos y atormentados por todos los enemigos espirituales.

 Una vez mas, es simple de entender, debemos dejar a Dios Vivir-Ser-Hacer en nuestra vida, porque ahí es donde Reina y establece su Divina Presencia, y es así como puede darnos-comunicarnos-donarnos su Vida.



MENSAJE DE DIOS ESPÍRITU SANTO (25 Ago 17), y explicación



MENSAJE DE DIOS ESPÍRITU SANTO (25 Ago 17), y explicación


“Restituiré el Reino que habéis perdido”.


----------------------------------------------

EXPLICACIÓN DEL MENSAJE:


 El Reino que hemos perdido es El Reino de Dios.

 El Espíritu Santo restituirá El Reino de Dios en los corazones y en el mundo.

 Se restituirá la Divina Presencia, Dios imperará, hará su Voluntad como en el Cielo en la tierra, especialmente en la tierra de los corazones.

 Considerar, ¿Dónde se hace la Voluntad del Soberano?, en su Reino, y es así que se hará la Voluntad de Dios en los corazones y en el mundo, porque así instaurará el Reino de Dios que hemos perdido al rebelarnos.

 Es esencial la obediencia, obedecer a Dios, discernir su Voluntad para colaborar con Ella, para Que Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida.

 Debemos discernir su Voluntad para dejar de apartarnos-separarnos de Él, para comenzar a obedecerlo y volver a reunirnos-religarnos con Él, para posibilitar que instaure su Reinado-Vida-Presencia en nuestra casa-vida-corazón.

 El Reino de Dios es su Vida Eterna-Sobrenatural-Espiritual-Divina.

 Nos restituirá su Espíritu-Ser-Esencia dándonos su Vida-Esencia-Espíritu-Reino.