10 mayo 2017

VIAJE A LO MAS PROFUNDO DE LA CAUSA DE TODOS LOS MALES (II da parte)



VIAJE A LO MAS PROFUNDO DE LA CAUSA DE TODOS LOS MALES (II da parte)



VIAJE A LO MAS PROFUNDO DE LA CAUSA DE TODOS LOS MALES (No hay amor ni voluntad de amar, solo orgullo y deseo de ser adorado):


1.-


 Obramos con y por miedo, pretendemos vivir, ser y existir solo por y para nosotros mismos, ¿Resultado?, no tenemos mas que miedo, preocupación, vacío, desolación, miseria.

 Encerrados en nosotros mismos, nos  ahogamos en miedo y preocupaciones, ahí nos deformamos a imagen y semejanza de demonios.

 Esto se debe al olvido de Dios y la negación de Él.


2.-


 Sentimos miedo y vergüenza, autodesprecio. Nos vemos despreciables y tememos el desprecio de otros.

 Nos odiamos y tememos que otros lo hagan igual, por ello nos encerramos, hundimos, abismamos y perdemos en nosotros mismos.

 Esto procede de haber sido odiados, despreciados, descartados, reemplazado, sustituidos anteriormente. El odio y desprecio recibidos, queda y se asimila convirtiéndose en autodesprecio.

 También genera miedo, provoca una autodefensa que es el recuerdo como advertencia y que acaba siendo un freno constante, una duda lacerante.


3.-


 Eligiendo a Dios, obedeciéndolo-siguiéndolo, somos y seremos despreciados por el mundo.

 Lo mismo sucede en todo ámbito en el que elegimos la Verdad, pues en el mundo reina-impera la mentira, no hay lugar para la mas pura y simple Verdad, ni para lo mas razonable y simple.

 Peor aun es la situación en la vida cotidiana donde los cerdos infernales adoradores de satanás gobiernan en el mundo.

 Sin embargo, Dios Es Dios, va a Seguir Siendo Dios, por ello, no importa que hagan prevalecer la mentira hasta por ley, la Verdad va a continuar siendo Verdad, y no va a tardar en Resucitar si la matan.


4.-


 Con y por miedo nos dedicamos a aquello que nos merece aprecio, aceptación y reconocimiento dejando de lado lo que nos lo desmerece, lo que provoca humillación, odio, persecución.

 Así es como descartamos a Dios, la Vida y la Verdad.

 De esta manera es como nos dedicamos por completo al miedo. (Dedicarse es consagrarse-entregarse-ponerse a disposición).

 Así es como solo tenemos mentira, orgullo, falsedad, evasión de la realidad.

 De esta manera es como tenemos ausencia de Dios, olvido y negación de Él.


5.-


 Forjamos una personalidad-imagen que es una exaltación orgullosa del ‘yo’, una mentira impregnada de soberbia que se arrastra sobre la faz de la tierra buscando adoración, aceptación, reconocimiento, atención.

 Suponemos que eso es salvación, que nos evita el odio-desprecio-humillación que tememos, sin embargo, es aceptar el vacío abismal del olvido y de la negación de Dios, y para colmo, cultivarlo.

 Ese es el anticristo personal, es la negación de Dios, el olvido de Él, la exaltación del ‘yo’, es el humanismo satánico, es abismo cubierto de orgullo-tinieblas-mentira, un verdadero infierno.


6.-


 Nos encontramos cómodos asentados en la brutal indiferencia, en el abismo de egolatría narcisista no haciendo mas que aquello que queremos, preocuparnos por nosotros y dedicarnos a forjar una imagen adorable para el mundo.

 Queremos creer la mentira, que es bueno, justo, necesario y urgente dedicarnos a nosotros mismos, empeñarnos en hacernos adorar, ver, servir, etc.

 Por miedo, por vacío, por miserables, creemos la mentira y la ponemos por obra, permitimos que determine nuestra vida, lo que somos y hacemos, lo que no somos y no hacemos, lo que pensamos y lo que dejamos de pensar, así como lo que decimos y dejamos de decir.

 Nos ponemos el cliché del mundo, seguimos modas y costumbres sin buscar la Verdad, sin prestarle ni la más mínima atención a Dios, entonces, llevamos una existencia muerta, existencia autodestructiva.

 Será perfecta según el mundo, pero es muerta y de muerte según la Verdad-Dios.


7.-


 Andamos preocupados por nosotros mismos y queremos creer que dedicándonos a nosotros mismos solucionamos el problema. Sin embargo, si nos preocupamos por nosotros y nos dedicamos a nosotros, tenemos eso, miedo y preocupación, nos tenemos a nosotros mismos y nuestro vacío-ausencia-olvido-negación de Dios.

 En esa preocupación-miedo por nosotros mismos creemos que todo esta justificado, no nos importa nada ni nadie, solo exaltar el ‘yo’, hacernos adrar-servir-obedecer, evitar desprecios-odios-persecuciones.

 Eso genera miedo y mas miedo. Ahí mas oscuridad, abismarse en sí, mas olvido-negación de Dios, y consecuentemente, mas angustia y desesperación.

 Eso determina una conducta mas violenta, despreciable, ahí suponemos que todo se justifica y menos importa nada ni nadie, solo nuestro yo-ego-orgullo.

 Así es como nos volvemos bestiales, infernales, semejantes a demonios.

 De esta manera es como permanecemos fuera de la realidad y encerrados en un círculo vicioso autodestructivo.


8.-


 En vez de arreglarnos por cuenta propia, en vez de seguir humillando, despreciando, arruinando, pisoteando a Dios y a todos, debemos poner el mas simple, lógico y debido orden.

 Por miedo pisoteamos a Dios, le negamos su lugar, nos alzamos-exaltamos buscando desesperada conseguir ser adorados o evitar ser despreciados.

 Aunque consigamos ser adorados, amados o evitemos ser odiados, despreciados, perseguidos, etc., lo que en el mundo se considera ‘éxito’, la Verdad no cambia, Dios Sigue Siendo Dios y Seguirá Siendo Dios, solo y simplemente porque Él Es Dios.

 Esto significa que, en vez de construir fantasías, evasiones de la realidad, en vez de auto engañarse, debemos aceptar la Verdad, volver a la realidad, salir de las desviaciones y fingidas alternativas porque solo hay un camino.

 Debemos volver a Dios, buscar su Voluntad, aprender a vivir-convivir con Él, discernir la Voluntad Divina para colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra casa-vida-corazón.


9.-


 Debemos aprovechar el cachetazo-golpe-azote de la realidad, aceptar la Verdad que se revela grosera, humillante, dolorosa.

 Debemos soportar el golpe humillante de la Verdad que demuele el orgullo dejándonos amargados, hundidos en tinieblas y a merced de la lacerante realidad.

 Debemos dejar de sentir vergüenza, de tener miedo, hay que buscar y aceptar a Dios, seguirlo-obedecerlo.

 Tenemos que dejar de ser fieles a nuestra imagen, dejar de rendirle culto a ese delirio orgulloso en el que nos hemos convertido.

 Cuando el ‘yo’ es humillado, derrotado, abatido, no hay que resucitarlo, eso es anticristo, es confirmar que se desea la mentira rechazando la Verdad, la última oportunidad de corregirse.


10.-


 Una vez mas para concluir, si le entregamos-consagramos todo al orgullo-ego-yo, no hacemos otra cosa mas que generar mas abismo-vacío-desolación-ausencia y olvido de Dios.

 Nos volvemos miserables ególatras narcisistas desamorados y nos resulta imposible aceptar a alguien mas, no hay lugar, estamos llenos, hartos, de nosotros mismos y desbordamos de orgullo-amor propio.

 Aquello de lo que nos encontramos orgullosos, satisfechos, es nada, solo es una máscara, es la señal visible y palpable del orgullo y la egolatría, o lo que es lo mismo, del olvido y la negación de Dios.

 Para que no sigamos engañándonos, para que no continuemos arruinándonos la vida, autodestruyéndonos en el esfuerzo de ver-vivir la fantasía, todo va a cambiar drástica e involuntariamente.

 Ya nadie va a poder continuar dedicándose a construir y mantener esa imagen, falso éxito, el triunfo en el mundo que no es mas que olvido y negación de Dios, vacío-abismo-miseria-orgullo-tinieblas.

 En el momento del tropiezo, las almas van a considerar que es desgracia, sin embargo es por y para su Verdadero y Eterno Bien, es para que no sigan por el camino autodestructivo.

 Por ahora, considerar estas cosas sobre la aceptación de la Verdad como para ir preparándose:


PASOS HASTA LA ACEPTACIÓN DE LA VERDAD:

EFECTOS DE ACEPTAR LA VOLUNTAD:

ACEPTACIÓN DE LA VERDAD (=DIOS):

TENEMOS EL AMOR QUE DAMOS:

DARLE LIBERTAD A DIOS: