25 mayo 2017

SE VIENE EL AVISO-ADVERTENCIA, YA ES SIN DEMORA POSIBLE



SE VIENE EL AVISO-ADVERTENCIA, YA ES SIN DEMORA POSIBLE


 Pronto se impondrá definitivamente la oscuridad en las almas y en el mundo, caerá una gran noche oscura como no la hubo desde el principio de la creación.

 Ya llega el instante tan temido en el que las almas se hallarán delante de Dios, en su Divina Presencia que hará tronar su Voz.

 Será oscuridad, miedo, espanto, terror, habrá tinieblas, muchas almas padecerán pavor y tendrán un miedo que no han conocido nunca.

 Todas se verán en su indigencia real, el espanto será imposible de apaciguar, el miedo será el pan diario, beberán ajenjo, suma amargura, la angustia será incesante.

 Será espantoso, verán que no hay remedio, salida o solución.

 Será horrible, comprenderán que no hay defensa ni protección, no hay nadie que pueda hacer algo.

 Con dolorosa amargura comprenderán que solo se puede padecer.

 No habrá mas remedio que sufrir, sufrir y esperar. Desgraciadamente acá conocerán otro tormento, el tiempo.

 El tiempo es un gran enemigo, no pasa, no transcurre, se detiene, suspende su curso, el dolor se vuelve constante, el sufrimiento llega a ser eterno.

 Desaparecerá la esperanza, verán las almas que solo pueden padecer y sin remedio, alivio, consuelo, salida o solución.

 Si el mundo ya era un valle de lágrimas, un infierno, lo que viene es peor, un espanto abominable y no hay nada que las almas puedan hacer, así como no hay nadie que pueda hacer nada.

 Se padecerá la mas horrenda, abominable y espantosa ausencia de Dios, vacío total, desolación absoluta.

 Aunque recurran a la oración, no van a ver a Dios, no van a hallar su Presencia, padecerán la ausencia, permanecerán en el vacío. Dios no se niega, pero es el tiempo de Justicia, del vacío, de la ausencia, de la abominable desolación.

 Los tormentos serán interiores y exteriores. Padecerán la ausencia de Dios que es el mismo infierno. Padecerán sintiendo su indigencia espiritual real, sufriendo su miseria, la falta de amor y de voluntad de amar. Padecerán tanto por el miedo como por el miedo a padecer sin remedio. Sufrirán angustia y verán el pánico. Tendrán espanto irremediable.

 Algunas almas se verán desmoronadas y demolidas por el miedo, la angustia el espanto y el terror, otras serán demolidas por la furia, consumidas por la ira y la sed de venganza, pero todas, absolutamente todas padecerán.

 Todas padecerán la miseria propia, verán arder las impurezas, se multiplicarán las cosas que no han corregido, purificado, modificado. También padecerán la miseria-deformación de otros, del entorno y las consecuencias de la ausencia de Dios en el mundo.

 Va a ser espantoso, el mismo infierno en la tierra, sin remedio, salida, solución, alivio, consuelo ni nada, sin que pase el tiempo, sin posibilidad de ver una pizca de esperanza de algo mejor, solo padecer y padecer por siempre, sin que nadie haga algo, sin que nadie pueda hacer algo, en la mas horrenda ausencia de Dios.