27 abril 2017

CONFIAR EN EL SEÑOR, ÉL VIENE PARA GUIARNOS



CONFIAR EN EL SEÑOR, ÉL VIENE PARA GUIARNOS


 Reina el adversario, impera la muerte eterna, el mundo se halla bajo el poder del maligno.

 La gran mayoría de las almas yacen en tinieblas, son corruptas, abominables, chorrean inmundicia y tienen una horrenda imagen y semejanza con demonios.

 Para ser verdaderamente libres, hay que derrotar al adversario y a todos los enemigos espirituales. Para derrotar al adversario hay que elegir a Dios. Para elegir a Dios, hay que escucharlo, discernir su Voluntad y obedecerlo.

 Si no prestamos atención a Dios, no lo escuchamos, no entendemos, no conocemos su Voluntad y, consecuentemente, no lo obedecemos. Al no obedecerlo entramos en rebeldía que es el espíritu-reino-voluntad del adversario, satanás.

 Hay que hacer un esfuerzo y sacrificio real para llegar a ser verdaderamente libres. Tenemos que librar el combate espiritual que nos deja libres, que nos vuelve hijos de Dios.

 Para esto hay que orar, discernir la Voluntad Divina y obedecerlo venciéndose a sí y venciendo a todos los enemigos espirituales.

 Dios mismo determina cuando, como, donde y por cuanto tiempo debemos vencernos, sacrificar la voluntad propia y padecer el embate infernal, la persecución de los enemigos.

 No es fácil, no es agradable, no reporta beneficio alguno en el mundo, todo lo contrario, sin embargo, no tenemos nada mejor que hacer, y tampoco tenemos otra cosa que hacer mas que esto.

 Así que, debemos obedecer a Dios, sacrificarnos negando la propia voluntad y aprendiendo a librar el combate espiritual.

 Considerar que el adversario reina-impera-prevalece y hay cosas que debemos aceptarlas, soportarlas, injusticias que hay que pasar. Evitando rebelarnos contra Dios ante eso, sacrificamos la voluntad propia y ofrecemos ese sacrificio que nos devuelve a la comunión con Dios venciendo a los enemigos espirituales.

 Esto significa que, debemos aceptar que hay cosas que no se pueden cambiar y solo se pueden soportar, hay que pasarlas, seguir obedeciendo a Dios y perseverar en la fe.

 Ahí nos vencemos a nosotros mismos, y también, vencemos a los enemigos infernales ganando mérito delante de Dios.

 Jesús, El Señor, El Hijo de Dios, vino para guiarnos en el combate final por la salvación de las almas, debemos escucharlo, confiar en Él y hacer lo que nos dice, ni mas ni menos, solo eso y ahí perseverar porque Él sabe como derrotar al adversario y liberarnos, y también como liberar al mundo.

 Donde y cuando menos confiaríamos en Él, es cuando y donde debemos confiar mas en Él porque Él Es El Salvador y para salvarnos vino.


SEREMOS SELLADOS:

VIVIR EN LA VOLUNTAD-REINO DE DIOS:

GUERRA ESPIRITUAL, SABEMOS NADA, ENTENDEMOS MENOS Y NOS IMPORTA POCO:

LA BATALLA ESPIRITUAL DE ESTOS TIEMPOS:

EL ARTE DE LA GUERRA ESPIRITUAL:

COMBATE ESPIRITUAL, Considerar a manera de resumen: