24 marzo 2017

LEGADO, LIBRO IV



LEGADO



LIBRO IV



Introducción


 Dios no esta en contra de nosotros, sino a favor, esto es lo que tenemos que aprender y creer a fuerza de golpes, desgracias, castigos, humillaciones e indecibles sufrimientos.

 La vida es y será una prueba, como una maldición o un castigo, tanto mas si tenemos fe, un sufrimiento infernal abominable e irremediable.

 Pero si, pese a todo, conservamos la fe, creemos en Dios, su amor, etc., pasamos la prueba.

 Constantemente nos vamos a encontrar frente a frente con lo peor de lo peor, nunca vamos a ver la paz. Los enemigos infernales liberados van a ensañarse con nosotros y nos van a castigar sin cesar, nos van a perseguir noche y día.

 Por medio de tormentos van a buscar hacernos apostatar, renegar de la fe, imponernos su voluntad, hacer que odiemos a Dios.

 Mientras hagan esto, Dios indiferente, ausente, inaccesible.

 Y ahí mas fuerte el castigo del enemigo, se envalentona en la ausencia de Dios y con mayor furia va a castigarnos sin cesar para imponernos que reneguemos de Dios.

 La prueba no solo es en el tiempo sino que es el tiempo porque, cualquiera es fiel un día a pesar de los tormentos, pero, ¿Quién puede perseverar, aguantar, soportar indefinidamente cuando el adversario golpea donde es lo peor de lo peor para cada uno mientras que Dios hace nada y permanece ausente?.

 Aunque nos cueste creerlo, Dios esta de nuestro lado y esta haciéndonos un favor.

 En el colmo de los sufrimientos nos va a costar verlo-entenderlo-creerlo, pero Él permite todo para liberarnos del orgullo, purificar el alma, hacer crecer el espíritu, asemejarnos a Él.

 No esta en contra de nosotros, esta en contra de lo que nos perjudica, lo vemos como contrario porque aun estamos apegados al orgullo-yo, todavía nos preferimos y lo desechamos a Él.


Capítulo 1


 Se va a consumar pronto la ausencia de Dios que ha ido creciendo desde hace un silo aproximadamente.

 Hace mucho que las almas han renegado de Dios, prescindido de Él, se han opuesto abiertamente a su Divina Voluntad hundiéndose en el abismo de su ego y delirando de orgullo.

 Tanto desenfreno tiene consecuencias, tanto reniego acarrea efectos que están pronto a caer sobre la humanidad.

 No es gratis burlarse de Dios, las almas no tienen ni idea de la ruina que se han provocado, el infierno que han desatado.

 Recién, cuando les toque padecer, comprenderán lo que hicieron, pero será tarde. Aunque se quejen, la Verdad es que no han querido escuchar, y mucho menos colaborar, por ello es que el castigo será grande.

 Siempre el golpe es proporcional al orgullo. No es Dios el que golpea, el alma misma tropieza con Él, choca con sus propios límites, se estrella contra la realidad padeciendo lo mismo que hace, recibiendo lo que por Justicia merece.


Capítulo 2


 Las almas van encerradas en su orgullo, permanecen evadidas de la realidad, escuchan las mentiras que desean creer e imponen las mentiras que desean que sean tenidas por verdad.

 De este delirio de orgullo saldrán a golpes, por tropiezos, a fuerza de realidad, de manera irremediable.

 Recordar lo que sucedió con Saulo, luego San Pablo, iba encerrado en su orgullo, convencido de su perfección, dominado por la furia, llevado por los demonios en persecución de quienes consideraba defectuosos, inferiores, miserables y dignos de se ajusticiados.

 En su carrera desenfrenada, desbocada, orgullosa y violenta, chocó con la realidad, la Verdad-Dios lo llamó, lo hizo volver en sí, lo derribó del caballo.

 Por el choque-encuentro con Dios quedó ciego, esa era la realidad, estaba ciego de orgullo, la Verdad lo dejó eternamente en su estado real, como se encontraba interiormente.

 Chocó con sus propios límites, se ahogó con su propia correa, su misma voluntad caprichosa lo condujo a la ruina, lo hizo enfrentarse con Dios y, como era de esperarse, perdió.

 De este encuentro con Dios, nadie saldrá impune, todos se verán humillados, limitados en su orgullo y conocerán el dolor, será inevitable, la Justicia Divina es implacable y a Dios no se lo puede engañar, comprar, etc., cada uno recibirá de su mano lo que merece según su Juicio Justo.


Capítulo 3


 Ahora que se consuma la ausencia de Dios porque las almas han renegado contra su Voluntad hasta el hartazgo, caerá la noche mas oscura para la humanidad.

 Las religiones no solo no han obedecido a Dios sino que se han pasado al adversario, el castigo será grande, las consecuencias serán inevitables.

 Almas, naciones y religiones siguieron el mismo camino de corrupción, de reniego contra la Voluntad de Dios, y peor aun, de satanismo, oscurantismo, pactos satánicos abominables, entrega consciente e inconsciente al adversario.

 El gran castigo es la consecuencia de sus malas acciones, es cosechar la siembra, padecer lo que se han forjado, quedar en oscuridad y tinieblas a merced de los enemigos espirituales, a merced de sus caprichos.

 Se consuma-consolida el nuevo orden mundial, el reinado de satanás, el imperio de las tinieblas, la gran babilonia, el nuevo imperio romano, rige el cetro de hierro, las almas son esclavas de satanás y las tinieblas-muerte eterna.

DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE REALEZA Y ORGANIZACIÓN DE LAS TINIEBLAS EN EL MUNDO Y EN LAS ALMAS: http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/10/direccion-de-todas-las-publicaciones_42.html

DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE EL NUEVO ORDEN MUNDIAL, IMPERIO BRITÁNICO MUNDIAL, REINO DE satanás EN EL MUNDO: http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/10/direccion-de-todas-las-publicaciones_14.html

DIRECCIÓN DE TODAS LAS PUBLICACIONES SOBRE ROTHSCHILD, ILLUMINATI, MASONERÍA Y PLAN ANDINIA: http://jorgelojoluzverdadera.blogspot.com.ar/2016/10/direccion-de-todas-las-publicaciones_78.html

REGIRÁ A LAS NACIONES CON CETRO DE HIERRO (=NOM), explicación: http://jorgeblojoapa.blogspot.com.ar/2016/05/regira-las-naciones-con-cetro-de-hierro.html


Capítulo 4


 Dios va a estar ausente, no va a dejar sentir su Presencia, los demonios van a imponer su reinado y consumarlo, viene la abominable desolación.

 El reinado de satanás se consolidará en el mundo porque ya ha llegado a ser en las almas, en la vida de cada uno reina el orgullo, la voluntad propia, el capricho, el reniego contra la Voluntad de Dios.

 Cada uno sentirá irremediablemente la ausencia de Dios en su casa-vida-corazón, verá el infierno, padecerá el embate de los demonios, el tormento de la muerte eterna.
 Será horrible, como en el infierno acá en la tierra, y esto será sin remedio, salida o solución.

 Nada otorgará consuelo o alivio, se cumplirá a diario eso del Apocalipsis de que los vivos envidiarán a los muertos porque abandonarán este valle de tormentos.

 Impunemente los demonios y todos los enemigos espirituales van a poder hacer lo que quieran y las almas padecerán el infierno que han forjado al rengar de Dios y al no entregarse a Él como es debido, al no darle el lugar que le corresponde.

 El tiempo será otro insufrible enemigo, no pasará. Mientras arrecie el temporal de castigos, desgracias y tormentos, el tiempo no pasará, parecerá detenido, suspendido, será abominable, en una semana padecerán las almas lo mismo que en un año común de desgracias, castigos y tormentos.


Capítulo 5


 Dios es ternura, bondad, misericordia, etc., pero también es Justicia y la Justicia hay que satisfacerla.

 Por mas que hablen de misericordia hasta el hartazo, padecerán la Justicia, sufrirán la Santa Ira de Dios, tendrán lo que se han forjado, se encontrarán en el infierno que han provocado.

 Justamente, por bondad y misericordia, el castigo no será peor. Por bondad y misericordia, sufrirán el castigo, padecerán la Justicia.

 Dios no les va a mentir, los va a azotar con la Verdad, como a los mercaderes del templo, y sigue siendo el mismo Dios.

 Lo hace por bondad, para que no se mientan, no se engañen, no se evadan de la realidad, para que entren en razones, para que comprendan que van por mal camino y dejen de ser ególatras narcisistas infernales, para que dejen de ser estúpidos dedicados a perderse.

 Dios no es idiota, no quiere que las almas se pierdan, no va a dejar que continúen mintiéndose-engañándose, no le va a temblar el pulso para castigar, llamar, azotar y advertir, sacudir y despertar.

 Por fuerza verán su miseria, van a entender lo que realmente son, merecen, saben, tienen, pueden, etc., conocerán su indigencia, su ser nada.

 Beberán ajenjo a diario, el cáliz amargo de la Verdad, no podrán engañarse-mentirse, sufrirán la impotencia de no tener mas remedio que padecer como malditos condenados.

 Y esto solo será un aviso-advertencia, un llamado a la realidad para evitar que se pierdan, corrijan su conducta y salvarse, evitar que padezcan eternamente.


Capítulo 6


 En la ausencia de Dios las almas se sienten momentáneamente liberadas, se ven desenfrenadas, hasta celebran y festejan demostrando que son idiotas.

 Los que están festejando la ausencia de Dios son los demonios porque comienza su reinado, las almas infelices van a padecer como nunca, como en el infierno acá en la tierra. Dicho de otra manera, celebran su funeral y el inicio de indecibles tormentos.

 Momentáneamente se verán exultantes y desenfrenadas, sentirán fuerza, potencia y se verán desinhibidas.

 Esto es porque se multiplicará el orgullo, desbordarán de orgullo cual volcanes de lava cuando hacen erupción.

 Las almas serán chimeneas del infierno, saldrá la pestilencia infernal por medio de ellas, se convertirán en puertas, enlaces, puentes.

 No solo orgullo brotará, sino que todo espíritu inmundo como odio, venganza, furia, maldad, vicios, ambiciones, corrupciones, etc.

 Las almas se verán desenfrenadas, totalmente descontroladas, y en el delirio de orgullo, se sentirán omnipotentes.

 Después, como siempre, entrarán en la realidad, apagado el impulso infernal, sentirán el vacío abominable, la desolación, la ausencia de Dios, el infierno imposible de remediar.

 El furor se apagará pronto, la realidad será espantosa, el sufrimiento grande, solo habrá tormentos, lo que es propio del infierno que ha venido a estar sobre la tierra.


Capítulo 7


 Por un momento se creerán y sentirán capaces de cualquier cosa, considerarán que es justo, debido y necesario, no habrá límite alguno.

 Celebrarán sus desenfrenos, se sentirán alegres por semejante abominación cuando deberían evitarlo y sentir vergüenza.

 No escucharon antes, no escucharán ahora, no quisieron entender que estaban perjudicándose al hacer descontroladamente lo que se les antojaba, no lo van a entender ahora.

 Se van a desenfrenar aun mas, se van a descontrolar satánicamente  serán un tormento unos para otros por sus excesos, vicios, abominaciones, corrupciones e inmundicias.

 Se estrellarán unos contra otros sin límites hasta autodestruirse poniendo de manifiesto como están autodestruyéndose por entro hace tiempo, como se han entregado a la abominable corrupción espiritual sin límites renegando de la Voluntad de Dios.

 Usarán el tiempo de desolación, sin Dios, de abominación, para volverse peores, no van a emplearlo para limitarse, corregirse, sufrir con paciencia, resignación y renunciar al orgullo como debieran.

 Así es como confirmarán que desean ir por el mal camino, confirmarán que desean elegir a satanás y la muerte eterna, la condenación.

 Se cumplirá inevitablemente una vez mas aquello de que prefieren las tinieblas a la luz.


Capítulo 8


 Todos debemos experimenta la prueba en el paso por el mundo, para eso estamos acá.

 En la prueba elegimos o rechazamos a Dios, y esto no es cosa de un día sino de todos los días. Es fácil ser fiel un tiempo, la prueba real es perseverar.

 Dios no es enemigo, pero lo parece, y el enemigo real, satanás, se empeña en que así lo veamos-creamos.

 El adversario nos castiga, azota, persigue y hace padecer, nos atormenta con aquello que es lo peor de lo peor para cada uno.

 En el colmo de los tormentos extendidos en el tiempo, quiere convencernos de que Dios no existe, o si existe, de que poco le importa lo que sucede.

 Es fácil ver-creer que es mentira, engaño, maniobra satánica, el problema llega cuando esto se extiende en el tiempo y no vemos salida, alivio, consuelo, solución, cuando entendemos claramente que es y será así irremediablemente.

 En el abismo de castigos y tormentos extendidos en el tiempo, llegamos a ver a Dios como enemigo, contrario, adversario, una desgracia o un tormento.

 El adversario quiere que así lo consideremos, y por ello son los tormentos. Por la fuerza quiere imponernos su voluntad y manera de ver-juzgar.


Capítulo 9


 Lo que pretende el adversario, a fuerza de castigos y tormentos, persecuciones y sufrimientos, es hacernos ver a Dios como enemigo, desgracia, castigo.

 Quiere convencernos, desea imponernos su voluntad, hacernos creer lo mismo que él.

 Busca hacernos renegar de Dios, apostatar, quiere que nos arrepintamos de haberlo elegido, de haber confiado, quiere imponernos que maldigamos el día que empezamos a tener fe.

 Esto es por celos, envidia, maldad, para venganza contra Dios, para hundirnos en el infierno y darnos una existencia desgraciada como la de él.

 Podemos perseverar un tiempo, pero esto se difiere y se extiende por años, es espantoso. Cualquiera aguanta un día de infierno, pero no toda la vida, es abominable, insufrible, un castigo, una maldición.

 La cuestión es que al final, por mas esfuerzo y sacrificio, todos caemos, tropezamos, y no una, sino varias veces.

 Dios lo permite porque así nos libera del orgullo del cumplimiento y nos recuerda que si Él no nos sostiene no somos capaces de nada aun teniendo buena intención.

 Incluso llegamos a tener mala intención luego de años de abominables sufrimientos, de repugnantes castigos, de infierno sobre infierno.

 Pero esto también es necesario para que la purificación llegue al fondo del alma y para que veamos que no somos diferentes a otros y que, incluso, hasta peores podemos llegar a ser.

 Esto es así porque debe salir el aguijón de satanás, su diente, la raíz, todos en el fondo tenemos una espina clavada que genera pus y desde la que brota rebeldía-miseria-desamor aun inconsciente e involuntariamente.




PROCESO DE PERDICIÓN DE LAS ALMAS, La acción del adversario y la complicidad de éstas: http://jorgeblojoapa.blogspot.com.ar/2017/01/proceso-de-perdicion-de-las-almas-la.html



Capítulo 10


 Todas las pruebas debemos pasarlas, todo debemos soportarlo, sufrirlo, padecerlo. Es abominable, la vida no es paseo sino paso.

 Hasta debemos probar el cáliz amargo y ver que en el fondo se encuentra la traición de Dios.
 La traición d Dios es el desengaño, la Verdad mas pura.

 Esto consiste en que Dios no va a castigar a nuestros enemigos, si viene a castigar, tiene que castigar a todos.

 Dios viene a salvar, el castigo ya lo tenemos.

 El castigo lo tendrán quienes no salgan del abismo de egolatría narcisista, quienes no abandonen la desolación-desierto, quines no reciban al Señor-Salvador-Hijo de Dios.

 Esta verdad es abominable, repugnante, un puñal a traición, Dios no viene a castigar a nuestros enemigos, ni siquiera a liberarnos de ellos, el que no lo recibe sigue por su cuenta, queda librado a aquello que se provoca, pero Dios no lo va a aplastar para darnos el gusto.

 No es ni será amigo, realmente lo vamos a ver-padecer-conocer como el peor enemigo.

 Incluso, para que sea mas humillante y doloroso, hasta va a permitir que nuestros enemigos, esos cerdos que tanto nos hacen padecer al servicio de satanás, les vaya bien, consigan lo que quieran y hagan impune y felizmente cuanto quieran para continuar atormentándonos, castigándonos y haciéndonos padecer.

 Y cuando no demos mas, cuando veamos que vivir es un castigo y tener fe una maldición, todavía viene una prueba mas, comprenderemos que no es el fin.


Epílogo


 Y cuando no demos mas, cuando veamos que vivir es un castigo y tener fe una maldición, todavía viene una prueba mas, comprenderemos que no es el fin.

 Queremos creer que no hay ni puede haber algo peor que aquello que padecemos noche y día sin consuelo, alivio o posibilidad de remediarlo, solucionarlo, menguarlo siquiera.

 Nos engañamos, no hay nada, no hay solución posible, solo se puede padecer como en el infierno acá en la tierra y pareciera que a Dios no le hace mella.

 En el colmo del sufrimiento, viene una última verdad, cuando ya creemos que no puede haber nada peor, como siempre, Dios se muestra como enemigo, contrario, adversario, lejano.

 Lo que sucede es que nos revela que ese infierno que padecemos noche y día sin cesar en el que demonios y sus amigos en el mundo nos castigan a mas no poder, es para darles a las almas una última oportunidad de salvarse.

 Los tormentos que padecemos son para soportar el castigo que toca a otras almas, castigo que, si lo padecieran, se perderían.

 Esto lo aceptamos porque hay buena intención, el problema es que no se trata de cualquier alma, se trata de nuestros peores enemigos en el mundo, de aquellos que mas nos hacen padecer al servicio de satanás noche y día todos los días.

 Cuando Dios revela esto, el alma no soporta mas.

 Luego de años de infernales sufrimientos comprender que la salvación de nuestros enemigos esta en nuestras manos, es la peor prueba.

 La peor prueba no es encontrarse en garras de nuestros enemigos, sino tener a nuestros peores enemigos en nuestras manos y que su salvación dependa de nuestros sufrimientos, de lo mismo que ellos nos hacen padecer.